Pasarón esperaba al Fuenla imponente. Nadie había conseguido ganar en el feudo del Pontevedra.  Este hecho hacía que resonasen los tambores de guerra que retumbaban con el recuerdo del año pasado en este mismo partido y de la ida de esta misma temporada. El rostro serio y concentrado de los nuestros era el reflejo de la importancia que se daba al rival. La primera parte fue eso. Dos equipos combatientes defendiendo bien sus flancos y mostrando el respeto de una lucha noble transformada en deporte.
 
Se contabilizó una ocasión por bando. La primera llegó para el Fuenla en una jugada de laboratorio, de esas que están funcionando a las mil maravillas esta campaña. Sacó rápido Mikel Iribas, le dejó el balón a Cristóbal que puso un pase de la muerte con seda a Clavería. El centrocampista llegó con todo para tocar el balón e incluso acabar él dentro de la portería. Solo evitó el gol un magnífico pie de Edu Sousa, meta rival, que sacó el balón milagrosamente a córner. Respiraba Pasarón que veía como su equipo no olía la sangre rival. El Fuenla contuvo de forma muy solvente a los locales, que encontraron una ocasión casi al borde del descanso. El balón le cayó a Borja Domínguez en la pierna izquierda y sacó un remate brillante que se fue desviado por milímetros. Con ese suspiro se llegó al final de la primera mitad. Las espadas estaban en todo lo alto y en cada choque se respiraba la tensión y competitividad.
 
La segunda parte inició y, aunque todo, presagiaba el mismo guión, todo cambió a los cinco minutos. El Fuenla cometió un error en la salida. Conviene señalar que de estos tiene pocos ya no solo en el partido sino en la temporada. Este error dejó el vacío a la espalda y el Pontevedra ahí es mortal. Resolvieron con velocidad y Pedro Vázquez remató a puerta vacía para hacer el 1-0. Lejos de amedrentar al equipo le hizo ir con más fuerza al combate. Llegó quizá el mejor momento del Fuenla con un José Fran que hizo mucho daño por la izquierda. Pero no hubo suerte en la definición. Cedric estrelló un remate en la zaga y poco después se le fue por milímetros un remate de cabeza. Cristóbale también tuvo la suya. Pasaban los minutos y llegaron las decisiones. Mere movió el banquillo y fue introduciendo fichas atacantes y retirando defensas. Entró Javi Gómez por Clavería. Poco después Héctor por Glauder y Borja Lázaro por Randy. El tridente del Fuenla al campo en busca del gol. El partido se volcó rápidamente al campo del Pontevedra. Pero estas ofensivas son un arma de doble filo, el Pontevedra se aprovechó y mató a la contra. En el minuto 85 de un centro al área del Fuenla que todos buscaban rematar salió una contra mortal. Fue el 2-0 y el final del partido. El tercer tanto fue un castigo excesivo al equipo y a lo visto en el terreno de juego.
 
Es cierto que duele perder, pero nos queda el consuelo de que ese mal sabor nos llega por la buena temporada que se está realizando. Mirar lo positivo es el consuelo cuando algo no salió bien. Se aprende la lección sin caer en la locura ni en la depresión por una derrota. Ahora viene un mes de marzo en el que nos toca estar unidos porque en una liga cada partido es clave. Miremos al frente con la misma ilusión. Caímos en una batalla, pero la guerra no acaba en Pasarón. Y ahora volvemos al Torres para seguir luchando

Fuente: https://www.cffuenlabrada.es/noticia-cffuenlabrada/el-fuenlabrada-cayo-en-pasaron-2422.aspx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies