La Copa da alegrías y disgustos a partes iguales. Pero partido en el Reino de León presagió antes de los penaltis que el caído lo haría con orgullo, con honor. El honor de los que nunca se rinden, de los que luchan hasta el final cada balón, hasta la última gota de aliento. Eso fue el partido de Copa: intensidad, juego y emoción. Le correspondió al Fuenla fallar el quinto penalti y caer. Le tocó fallar a Randy, héroe en el partido ante el Inter y del que hoy la familia del Fuenla se siente más orgulloso. No pudo ser en Copa, pero con esta fe, será.

La primera parte fue de tanteo. El equipo que compuso Mere se ordenó y no dejó espacios. Hubo cambios y la gran noticia es que no se notó: hay fondo de armario a pesar de la lesiones y aunque los minutos de jugar cada tres días pesen. Fue otra cara del Fuenla, que mudó como un camaleón y respondió a las mil maravillas La Cultural lleva el mismo carrete encima y en la primera parte tuvo más el balón, pero no encontró nada en la solidez del Fuenla. Juanma, Jaume y Galuder no dejaban que disparasen. Mientras en la medular el trabajo de Clavería, Ronald, Óscar, Souley era enorme. Difícil superar para el equipo de Cea. Con este guión, apenas hubo ocasiones, una contó la Cultu en su haber y varios acercamientos peligrosos sin remate del Fuenlabrada. Los centros de Javi Gómez y Quero, también sacrificados en la ayuda del equipo, no terminaban de encontrar a Cedric. A falta de balón el nueve le puso la pelea necesaria en los balones largos, esa que da oxígeno, esa que tanto ayudó al equipo a vivir tranquilo la primera parte en el Reino de León. Y esto último es mucho decir. Y pocos lo podrán decir esta temporada.

La segunda parte otra cosa. En la Copa el paso de los minutos inclina los partidos y les pone pendiente hasta que se ve meta. Eso ocurrió exactamente. Primero le tocó golpear al Fuenla, que fue dominando a la Cultural desde la pizarra de Mere. Y en un tuya mía de Javi Gómez y Quero, el veterano sacó un centro medido al área que empujó Souley a gol. Lo hizo con todo, pero con esa fuerza desmedida que acabó con él casi dentro de la portería. La felicidad era total y más después de la seriedad mostrada. El rival seguía sin encontrar hueco, pero inclinaba, poco a poco, la pendiente hacia la portería de Bardají. El empaté llegó en un córner que remató inapelable Aridane. El resto de la segunda parte fue medir quién guardaba más fuerzas sin mucho peligro para los porteros. Así llegó la prórroga y así continuó. Dejando la pésima noticia de ver como Óscar Fernández tuvo que ser retirado del terreno de juego en camilla. Por suerte quedó en nada. La fortuna que nos faltó en los penaltis, pero que no evita que el Fuenla se vaya con la cabeza alta.

Fuente: https://www.cffuenlabrada.es/noticia-cffuenlabrada/el-fuenla-cae-con-honor-en-copa-del-rey-2283.aspx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies